Pioneras en la comunidad sorda palestina

«El año pasado, por primera vez en Palestina, logramos que dos estudiantes sordas que acudían a nuestros centros especiales lograsen llegar a la universidad. Para ellas, es un gran logro personal, pero también sirven de ejemplo y ánimo al resto de los niños que intentarán ser como ellas». Suher Albadarneh, directora del Departamento de Desarrollo de Capacidad y Rehabilitación de la Media Luna Roja Palestina, no esconde su orgullo al resaltar este hito.

En la sede central de la Media Luna Roja (Palestinian Red Crescent Society, en su denominación en inglés) en Ramalah, Albaddarneh recuerda cómo ambas chicas pertenen al grupo de miles de niños palestinos sordos que tanto en Gaza como Cisjordania han recibido la atención de esta ONG.

Niños sordos recibiendo formación en la guardería de la Media Luna Roja en Ramalah, Cisjordania, Palestina.

Sólo en la actualidad, la Media Luna Roja en sus centros de atención diaria en Palestina,da servicio a 381 niños sordos con edades comprendidas entre los 3 y 20 años de edad, desde la guardería hasta que finalizan Secundaria.»En las guarderías sin atención especial, no pueden ser escolarizados, ya que necesitan una educación especial para aprender a pronunciar, leer… Nosotros les enseñamos a hablar», detalla la responsable del departamento de Rehabilitación de la Media Luna Roja.

En la guardería de Ramalah, un jueves de mañana -previo al día de descanso del viernes, que representa para los palestinos el ansiado domingo de los españoles- se ve el esfuerzo de las profesoras y los pequeños por aprender en unas clases llenas de color y actividad. Cartas, juegos, ejercicios con la mano y la boca para aprender a emitir sonidos guiándose por el golpe de la voz, suponen los primeros pasos de estos niños sordos para hacerse entender en el mundo.

Para un mejor desarrollo, desde tempranas edades, la ONG ofrece clases reducidas en la guardería (en el caso de la situada en la sede la organización en Ramalah no se superan los seis alumnos) así como atención individualizada de manera que poco a poco aprendan a modular la voz dentro de sus posibilidades, leer los labios y aprender el lenguaje de los signos, sin olvidar -por supuesto- «la integración social», añade Suheir Albadarneh.

Texto: Mar Mato    Fotos: Pelu Vidal

Anuncio publicitario

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s