El camino de los sentidos, de Roncesvalles a Compostela

No oyó el sonido del aire en el Camino, ni las voces ni los ruidos lo guiaron en su misión vital por la ruta. Tampoco pudo ver el paisaje de la vía jacobea desde Roncesvalles a Santigo; pero fue capaz de sentir el cansancio y la emoción, pedaleando hasta la meta tras recorrer cientos de kilómetros a pesar de su ceguera y su sordera. A sus 31 años de edad, el vigués Gerardo Fernández conoció tramo a tramo y durante dos semanas la heredada conexión que desde el Medievo situó a Galicia en Europa.

 

Gerardo saluda a la cámara acompañado de Javier Pitillas, en el Camino. Foto: Beloke Producciones

 

En una bicicleta adaptada, acompañado en la misma por su entrenador, Javier Pitillas, Fernández hizo realiad su sueño de peregrinar a Compostela, sintiendo los dolores en los músculos, luchando contra el sueño que, en la localidad coruñesa de Arzúa -en la etapa final- hizo cuestionar si llegaría a completar la aventura.

Finalmente, pudo y, triunfante, entró en la Praza do Obradoiro  percibindo el ritmo del silbato que soplaba y que no era capaz de oír. Acaba allí su hazaña y terminaba también allí el trabajo de gravación del documental «El camino de los sentidos» del director Víctor Bello de Beloke Producciones.

Había sido seis meses de  trabajo de un equipo de siete personas que recorrió también el Camino durante 14 días para dar cuenta de la superación de Gerardo. El esfuerzo de todos podrá verse en la pantalla grande mañana viernes, 8 de enero, a partir de las 21 horas en el Auditorio del Centro  Social Caixanova de Vigo (ubicado en la calle Policarpo Sanz, 24-26).

Tras esta hazaña, sin embargo, Gerardo Fernández continúa entrenando. Tras varias jornadas de lluvia, en la víspera del Día de Reis salió acompañado con su entrenador para dar unas vueltas por la zona de Balaídos, en Vigo. para dar unhas voltas na zona de Balaídos, en Vigo. «Me gusta competir y ganar», explica a través de su habla, difícil de entender por momentos. Por el azar de la vida, Fernández se comenzó a quedar ciego a los cinco años. Aún así es capaz de hablar. «Como escuchó un poco de pequeño, aprendió a modular», explica Pitillas.

 

Los vigueses Gerardo (primeiro plano) y Javier (segundo plano) durante un entrenamiento en Balaídos. Foto: Carlos Pereira

 

Entrenador y competidor se conocieron hacen 15 años cuando Pitillas junto a un amigo entrenaba a niños de la ONCE en la actividad de atletismo. Pasado este tiempo, los dos forman un tándem perfecto perfecto de apoyo y amistad. El entrenador, además, hace las veces de intérprete traduciendo las palabras del ciclista cuando no se entienden en su totalidad y le retransmite al joven mediante toques en las palmas de las manos y el tronco las preguntas y comentarios que desde el exterior le planteamos.

Tras la aventura de Roncesvalles, Gerardo imagina ya una hazaña mayor, realizar el Camino desde París. «Cuando llegó a Santiago -explica el entrenador- ya estaba pensando en hacer el próximo viaje». De momento, le quedan los recuerdos de esta travesía realizada entre agosto y septiembre pasados y por la que recibió una copa. En ella, en la leyenda de la placa, se lee: «Al campeón del Camino».

«La llegada a la Catedral fue muy emocionante. Le regalamos una copa y Gerardo se sintió muy orgulloso. El decía que quería llegar y ganar algo. Y llegar fue un estallido de alegría; fue muy emocionante. Había más de 200 personas esperándolo entre su familia, amigos y gente de la Asociación de Sordos. Yo como director -explica Víctor Bello- no podía grabar. Fue increíble».

El esfuerzo de superación de Gerardo, la ayuda altruísta de Javier Pitillas -policía local en Vigo y voluntario esforzo de superación de Gerardo, a axuda altruísta de Javier Pitillas -policía local en Vigo e voluntario- y el apoyo de la familia y amigos hizo posible que este sueño.

También colaboró la bicicleta empleada. Esta última, clave para superar los problemas de equilibrio de Gerardo y su discapacidad visual. «El problema más grande era encontrar un vehículo en qué hacerlo. Él no ve ni oye por lo que es imposible ir en un tándem normal», explica Pitillas quien encontró el vehículo perfecto en internet.  «Encontramos la bicicleta a través de la Red, en Holanda», por un precio de 4.500 euros, de los que 1.500 fueron subvencionados por la tienda de bicicletas ANCA.

La misión cumplida ahondó la sonrisa eterna en la cara de Gerardo. «Él siempre está feliz y alegre, con una sonrisa impecable. Cando te conoce -explica Bello- sus palabras son ‘te quiero mucho’. Son grandes persoas. Aprendes mucho más de ellas que del resto de la gente».

 

El equipo con Gerardo, en el Camino. Foto: Beloke Producciones

 

Texto: Mar Pérez Fotos: Carlos Pereira, Beloke Producciones

Anuncio publicitario

4 Respuestas a “El camino de los sentidos, de Roncesvalles a Compostela

  1. Hola a todos los que os interesais por la hazaña de Gerardo, solo deciros que soy su hermana mayor y he visto como se superaba dia a dia, según sus facultades disminuian, él más luchaba y se esforzaba.
    Este reto ha sido para él un premio merecido a su esfuerzo , a su vida de lucha.
    Gracias Javier, Adolfo, Mar, Rafa , Víctor y sus colaboradores, sin vosotros el no tendría esa gran sonrisa de satisfacción cuando llegó a Santiago.
    Saludos.

  2. Desde aquí quiero agradecer su ayuda todos los que hicieron posible el sueño de mi hijo, sobre todo a Javier, que lo animó a superarse a si mismo y que con su cariño lo ayudó a seguir adelante día tras día.
    No puedo olvidarme de Adolfo, Mar, Rafa, Víctor y sus colaboradores , a quien les mando mi cariño.
    Su alegría cuando llego a Santiago será el recuerdo más hermoso de mi vida. Estoy orgullosa de lo que ha hecho Gerardo, hace que todos los esfuerzos realizados para que se desarrollara en esta vida, valgan la pena.
    De nuevo muchas gracias.
    Un saludo.
    Angeles Costa.

  3. Gracias, Javier, por tu ayuda y por tu ejemplo. El fallo lo hemos enmendado.

  4. Hola Mar.
    Muchas gracias por esta crónica tan bonita y por poner un medio para difundir el coraje y las ganas de Gerardo por salir adelante a pesar de sus dificultades. Una sóla cuestión que me gustaría corregir para ser justos con los que lo merecen. Dices que el triciclo-tándem fue sub-vencionado con 1500 euros por una asociación pero la realidad es que fue ANCA, la tienda de bicicletas la que lo importó para nosotros y luego nos lo vendió a precio de coste regalándanos esos 1500 euros que les correspondían a ellos como ganancia. El resto del dinero lo puso una buena samaritana que quiere seguir anónima.
    Un saludo.
    Javier.

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s